Isidorita tiene....

Lilypie Segundo Ticker

domingo, 6 de abril de 2008

Un poco de la vida de Isidorita...

A Isidorita la esperábamos con muchas ansias, Anita había tenido un embarazo normal, dentro de los típicos malestares que se dan en este período, hasta que llegó aquel día domingo 01 de octubre. Isidorita nació a las 17:02 hr, y como dice su madre: nació con olor a mandarina… jajaja… Yo al verla me enamore inmediatamente de ella, tan chiquitita, sólo tenía ganas de abrazarla y decirle suavecito que ya estaba con su papá y mamá… de ahí la llevaron a la neonatología para hacerle sus chequeos respectivo y es cuando me dan la noticia: tu hija tiene Sindrome de Down… La miré en su cunita, la acaricié y lloré un poco, después le fui a dar la noticia a Anita, la cual se encontraba en recuperación de la cesárea, la mire y le dije: Anita la niña viene con algo, ella me miro y me preguntó ¿qué pasaba?, ahí le dije: Isidora nació con sindrome de down, ella me miró y sólo me pidió verla, la tranquilidad de sus palabras y mirada me devolvieron el cuerpo, el sentir que no había reaccionado mal, como me habían previsto en la clínica, me relajó; creo que ese ha sido uno de los momentos cruciales de mi vida, el sentir que la mujer que amo reaccionó bien, mejor que yo, y ver a las dos mujeres que más amo en el mundo juntas y abrazándose.

Recuerdo mi nerviosismo hasta el día siguiente donde se le practicaría un ecocardiograma, gracias a Dios su corazoncito estaba bien, y siempre ha gozado de muy buena salud, lo que nos ha ayudado una enormidad en empezar su estimulación temprana lo más luego posible.

Así como lo cuenta Edgardo casi sin notar el cambio que sería fue, esperábamos una hija, y creo que por mi parte “sin condiciones”, quiero decir, no existían reparos, no me imaginaba que mi hija para hacerme feliz debía cumplir metas trazadas por mi. Sin embargo, la sociedad en eso impone muchas más exigencias creo, impone muchas más cosas.

Isidora sin duda ha sido una persona imaginada la gran parte de mi vida, siempre me imaginaba cómo sería cuando yo fuese madre, me imaginaba muy similar a como lo he sido, claro que el trabajo con ella esta marcado por una variante que no contemplamos, el rodeado de profesionales que nos debían orientar para potenciarla desde tan temprano. Creo que sin duda hemos debido aprender a buscar, inventar y reinventar estrategias para que nuestra beba aprenda y quiera conocerse a sí misma, su entorno y todo cuanto este mundo le puede mostrar. Pero en esto necesito ser muy explícita, Isidora nos ha hecho inmensamente plenos, su llegada fue absolutamente deseada y eso nada lo podía variar. Admiro la capacidad de descubrir, todo en Isidora me emociona, su empeño, no existe otra forma que represente más mi sentimiento diciendo que la amo. La amo a ella sin reparos, sin condiciones, con admiración y ternura. Mi hijita Isidora.


Edgardo y Anita

2 comentarios:

Beatriz y Fernando dijo...

Que lindo todo lo que dicen.. Es verdad todos queriamos era tener un hijo, nunca le ponemos condiciones y como tal los acptamos y amamos.. Saludos desde Venezuela y besos a la Isi..

Sergio y Marian dijo...

Actitud ejemplar que debe servir para ayudar a muchas mas, nosotros incluidos ya que fueron muy generosos al conversar y ayudarnos de manera tan significativa.
Creo que el conocerlos marcó difirencias entre un antes y un despues, sobretodo para Marian.

Gracias por haber estado allí, igual contarán con nosotros por siempre, para lo que necesiten!